domingo, 27 de mayo de 2018

Lo que nunca ha sido mío (A mi familia)

Los trofeos, los dieces y diplomas
La verdad, los caminos, el talento
La fuerza, los versos, el sentimiento
Tienen origen en otros aromas;

Ni de Austria ni de Francia ni de Roma
Catorce manos buscan mi contento
Sin decirlo sostienen mi tormento
Por ellos vuelo cielos, cual paloma.

Las metas, las victorias, los aplausos
Un conjunto que nunca ha sido mío
De egoísmo, de ceguedad me encauso

Pues no he ganado solo un desafío.
Hoy los ojos abro, la vida pauso:
Esas manos están si caigo al río



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

«Entre dos luces»

No me mires así. Es imposible, cariño.      Cada sábado vuelves a mí, con ese libro amarillo viejo y malgastado. Vuelves con la esperanz...